El mejor Ying Yang de un 10 de Enero.

por | 18/Aug/2014
mi-boda-tips-ying-yang

Mi novio y yo estamos juntos desde hace casi 5 años y hemos vivido en una relación  muy plena y sobretodo llena de aventuras maravillosas, en su mayoría.  Hace unos 2 años, un 10 de Enero para ser más exacta, tuvimos una experiencia muy fuerte que nos marcó de por vida,  fuimos víctimas de la violencia que acecha nuestro páis ultimamente; resulta que nos asaltaron y le dieron un disparo en el pecho, perdió la mitad de la sangre y estuvo en una cirugía que parecía no tener final ni conclusion alguna.  Mas de 15 días el peleó con toda su energía por su vida dentro de terapia intensiva, fueron momentos de estrés al extremo, de altas y bajas porque uno de sus pulmones colapsó la primera semana y también sufrió una infección muy fuerte que le ocasionaron fiebres de hasta 40 grados que lo hacían alucinar durante la tercera semana. Despues de casi 1 mes de estancia en el hospital, finalmente salió “ileso”.

Fué un verdadero bienestar para toda la familia, amigos y por su puesto para mí. Él es mi vida y es la persona que yo más quiero sobre este mundo, es mi compañero infalible en todos los caminos. No podría imaginarme esta vida sin él, simplemente lo amo con todo mi ser.

Tras el traumático evento decidimos festejar cada año por la nueva vida, “el renacimiento” le decimos jeje! El Segundo año nos fuimos a festejar a un hotel muy bonito que no conocíamos en el centro, brindamos con tinto como es la costumbre, platicamos de los afortunados que nos sentimos por poder disfrutarnos un día más, un año más. Él me preparó un video lleno de fotos nuestras y palabras muy lindas. El video se trababa mucho, no había buena señal, así que le dije que mejor lo veíamos en casa, pero él insistió y pues yo feliz lo veía contenta. Estaba musicalizado, pero bueno, obviamente como siempre nos dábamos un detalle para apapacharnos más, pues para mí era normal todo esto, hasta que llegamos al final!!!! En donde me pidió que nos casáramos y me puso el anillo en la mano equivocada por los nervios, jajajaja. Y aunque siempre nos dijimos que nunca nos íbamos a separar, no puedo explicar el sentimiento y la emoción que me provocó está situación. Para empezar no me la creía, estaba muy emocionada y hasta pensé que era broma!!! Y eso se siente cuando la vida te sorprende con lo mejor, un marido como el mío. Lo que ha pasado después de ese día es otra aventura que estamos disfrutando mucho y que aún es sorpresa como para contarlo!

Lo único que puedo decir es que los 10 de Enero son un día que siempre recordaremos, pero con una sonrisa infinita!

¿Que te pareció este artículo?, déjanos un comentario: